Salud /

Cuidados especiales y Bienestar /

¿Cómo evitar que tu perro se resfríe en invierno?

Los perros, al igual que las personas, pueden resfriarse y, aunque no es grave, puede derivar en algo peor si no se trata de la manera adecuada. La causa más frecuente por la que un perro se resfría es por contagio de un virus con otros perros. En este post te contamos cuáles son los síntomas más comunes de un perro que está resfriado, cómo puedes prevenir el resfriado de tu perro y por último, cómo es el tratamiento de un perro resfriado.

¿Qué síntomas puede presentar tu perro si se ha resfriado?

Seguro que te suenan los síntomas del resfriado en los perros ya que son similares a los de las personas. La diferencia reside en que en nuestras mascotas suelen ser más difíciles de detectar. Algunas de las señales más evidentes son:

  • Tos: es uno de los síntomas más frecuentes.
  • Malestar general: si está triste o decaído, un poco abatido, sin fuerzas, o pierde el apetito.
  • Aumento de mucosidad: solo es indicativo si ves un aumento de la mucosidad y/o cambios en la densidad y color de la descarga habitual, por ejemplo, un líquido similar a agua, a moco verdoso o amarillento.
  • Estornudos: si estornuda con más frecuencia de lo habitual, aunque no es el síntoma más común.

¿Cómo cuidar a tu perro si se ha resfriado?

Lo primero que debes hacer ante la aparición de estos síntomas es acudir a tu clínica veterinaria Kivet más cercana. Allí, un profesional inspeccionará a tu peludo y le pondrá un tratamiento si hace falta. Sigue estos consejos para que durante el tiempo que dure el resfriado, tu mascota esté lo más cómoda posible y tenga una pronta recuperación:

  • El mejor cuidado que puedes dar a tu perro es favorecer su descanso. Él mismo buscará un lugar tranquilo y calentito para poder reposar.
  • Evita las corrientes de aire y los paseos en las horas más frías.
  • Mantenlo hidratado proporcionándole agua siempre a libre disposición.

¿Cómo prevenir el resfriado de mi perro?

Siempre es mejor prevenir que curar, estamos hartos de escuchar esta expresión, pero en muchas ocasiones, llegamos demasiado tarde… No bajes la guardia, aunque tu perro tenga un pelaje grueso y abundante, no te confíes. Te invitamos a que tomes algunas medidas muy sencillas para evitar que tu perro se resfríe:

  • Evita los cambios bruscos de temperatura.
  • Protégelo del frío con ropa para perros, como abrigos, jerséis, chubasqueros, etc.
  • Evita las humedades secándole el pelo si le has bañado o si se ha mojado bajo la lluvia.
  • Si hace demasiado frío, limita el tiempo al aire libre y sácalo a dar grandes paseos solo si tu perro va a estar activo y haciendo ejercicio.
  • En el caso de que haya nieve en tu zona, puedes ponerle para salir unas botitas protectoras y antideslizantes.
  • Casetas para perros. Si no tienes más remedio que dejar a tu perro fuera, asegúrate que tenga un refugio seco y perfectamente preparado contra el frío. Coloca su camita para perro y sus mantas dentro para que esté lo más calentito posible.
  • Al igual que no debes dejar a tu perro solo en el coche cuando hace calor, tampoco debes hacerlo cuando hace frío.
  • Presta atención a los braseros y sistemas de calefacción que tienes en casa y mantén a tu mascota lejos de ellos porque podría quemarse.
  • Prevención en las residencias caninas o para perros que comparten espacio con otros perros (en parques, jardines o en el campo) se recomienda proteger con la vacuna contra la “tos de las perreras” ya que estas enfermedades se transmiten por el aire y son muy contagiosas.
  • Y no olvides que ningún perro puede salir a la calle si no tiene toda la pauta de vacunación (actualmente se recomienda que se acabe a las 16 semanas).

Esperamos que este post te haya servido de ayuda. Ya sabes, sigue el calendario de vacunación y en caso de que aparezcan los síntomas, acude a tu clínica veterinaria Kivet para poner a tu perro en manos de un profesional.