Enfermedades /

Glosario Enfermedades /

¿Qué es la toxoplasmosis en gatos?

toxoplasmosis felina


La toxoplasmosis es una enfermedad protozoaria provocada por un parásito conocido como Toxoplasma gondii. Este parásito puede vivir afectando al ser humano, a especies de aves y a otros animales de sangre caliente.

En concreto, en el caso de los felinos, estos son los únicos animales que son huéspedes definitivos de la toxoplasmosis, ya que en los gatos tiene lugar la fase sexuada de su ciclo de vida. Lo más grave es que pueden contagiar a otros animales.

Por el interés que genera esta enfermedad, vamos a entrar en detalle y contestar a las preguntas más frecuentes. ¡Atentos!

¿Cuáles son los síntomas de la toxoplasmosis en gatos?

En un plano general, la toxoplasmosis en gatos es asintomática, no se observa un síntoma específico que puede advertirte de que se ha producido un contagio. Pero sí podrás observar, en gatos muy jóvenes, estos síntomas:

  • Apatía
  • Falta de apetito
  • Fiebre
  • Tos
  • Diarrea
  • Dificultad para respirar
  • Defensas bajas
  • Disnea
  • Ictericia
  • Convulsiones
  • Abortos
  • Muerte del gato

En el caso de aquellos gatos que sufran leucemia felina, pueden padecer una sintomatología más severa, provocando una toxoplasmosis aguda generalizada

¿Se puede contagiar el gato de toxoplasmosis?

Sí, y el contagio se produce cuando se consumen quistes tisulares presentes en la carne infectada. Otra forma de contagio es a través de la placenta, donde se hace una transferencia transplacentaria de tejido infestado por toxoplasma (taquizotides) entre madre y feto.

Cuando se produce la infección, el gato libera ooquistes (quistes provocado por el cigoto) entre el tercer y los veintiún días a través de sus heces, y éstas pueden permanecer en el medio durante meses expuestas a cualquier contacto.

Una vez superada la infección inicial, el gato adulto desarrolla inmunidad, por lo que no vuelve a padecer toxoplasmosis en su vida.

¿Cómo puedes saber si ti gato padece toxoplasmosis?

Para el diagnóstico de toxoplasmosis felina, como normal general, es necesario realizar un análisis de sangre, o análisis de heces:

Las pruebas más comunes son:

  • Ensayo de anticuerpos fluorescentes indirectos
  • Test ELISA
  • PCR 

Si tu gato padece toxoplasmosis, ¿tiene tratamiento?

Si tu veterinario confirma el diagnóstico y tu gato sufre toxoplasmosis, él te instruirá en qué debe tomar, y dependiendo del caso te puede recetar antibióticos específicos para tratar a tu mascota.

¿Se puede prevenir la toxoplasmosis en gatos?

Sí y con la aplicación de unas pautas muy sencillas:

  1. Alimentación del gato: siguiendo una dieta con ingredientes cocinados, nunca crudos.
  2. Realiza analíticas de sangre en tu clínica veterinaria para conocer su estado de salud y en caso de que la padezca, evitar que pueda propagarla.
  3. Evita que tu gato salga al exterior, así no podrá alimentarse de pequeños ratones o aves que pueden portar al toxoplasma gondii.

¿Y qué pasa con la toxoplasmosis en el embarazo?

Debes acudir a tu veterinario para descartar que tu gato padece esta enfermedad y tomar las medidas de higiene y seguridad.
La mejor recomendación es que las mujeres embarazadas no cambien los areneros, ya que el contagio se puede producir al contacto con las heces contaminadas. Si evitamos este contacto las probabilidades de contagio son mínimas.

En clínicas veterinarias Kivet somos expertos en medicina felina y contamos con salas de consultas especiales para gatos y protocolos de manejo enfocados a minimizar el estrés de tu mascota. No dudes en pedir una cita en casa de duda sobre la toxoplasmosis u otra enfermedad.