Salud /

Intervenciones / Hospitalización /

Tu veterinario Kivet /

Casos clínicos /

Extracción de cuerpo extraño de la pata de un perro

Caso Clínico Coker Spaniel - clínicas veterinarias Kivet

Hace poco te contábamos el caso de Xesta, una perrita con una espiga clavada en la pata. Hoy os traemos un caso clínico similar que ocurrió en nuestra clínica veterinaria Kivet de Terrasa en Barcelona.

  • Nombre: Neo
  • Especie: Perro
  • Edad: 2 años
  • Dolencia: Aparentemente ninguna

Motivo de la visita 

Neo es un cocker spaniel de dos años que su propietario trajo a nuestra peluquería sin sintomatología aparente. Cuando el peluquero estaba bañándolo se dio cuenta de que tenía una herida e inflamación en la patita por lo que dio parte al equipo veterinario e informó a su dueño.

Una vez que todos estaban al tanto, le dimos una cita a Neo para que acudiera la clínica el día siguiente.

Hallazgos de la exploración 

Una vez en la consulta, el propietario de Neo nos informó que al perro le había notados los siguiente síntomas :

  • No paraba de lamerse la patita.
  • Supuraba una secreción purulenta.

Durante la exploración pudimos observar que, efectivamente, Neo tenía una herida cerrada entre el espacio interdigital de la pata delantera compatible con la entrada de un cuerpo extraño.

Pruebas diagnósticas 

Ante una evidencia así, no era necesario hacer analíticas para comprobar que se había hincado algo. Para que el animal nos dejara manipularlo con total libertad procedimos a sedarlo y así poder explorar la herida.

Diagnóstico

Confirmamos el diagnóstico que habíamos augurado sobre la herida de Neo, se trataba de un cuerpo extraño en la sección interdigital, en este caso, una vez más se trataba de una espiga.

Tratamiento: extracción de la espiga  

Una vez que Neo ya estaba dormido, procedimos a hacer una incisión con anestesia local para extraer la espiga. Después de extraer la espiga realizamos un vendaje para evitar que Neo se lamiese de nuevo. 

extracción de la espiga

Tratamiento médico

Además del vendaje le pusimos un collarín para evitar cualquier tipo de tentación de quitárselo y le recetamos antibióticos y antiinflamatorios.

Evolución 

Neo siguió el tratamiento como un campeón y después de una semana pudimos comprobar en revisión que estaba totalmente recuperado.

Clínica Kivet donde se le atendió

Desde Kivet te recomendamos (al igual que le dijimos al propietario de Neo) que cada vez que lo lleves por una zona de vegetación, revises sus patitas después de pasear. Si notas que tu perro se lame en exceso la pata no dudes en traerlo a tu clínica Kivet más cercana. Recuerda que tienes más de 70 centros veterinarios Kivet entre España y Portugal con un equipo de más de 300 profesionales para cuidar a tu mascota.