Salud /

Cuidados especiales y Bienestar /

Mi perro tiene mareos y vómitos

mareo y vómitos en perros clínicas veterinarias kivet

A veces, tu amigo de cuatro patas puede darte un pequeño disgusto, por ejemplo si ves que por cualquier razón está algo mareado o incluso tiene vómitos. Ante este tipo de situaciones, debes mantener la calma y pensar en qué ha podido provocarlo para después poder explicárselo con detalle al veterinario.

Estos síntomas pueden ser pasajeros o tal vez no, por eso es muy importante que lleves cuanto antes a tu mascota al veterinario. Pero ¿qué es lo que puede causar esta reacción de vómitos y mareos?

Principales causas de los vómitos y mareos en perros

La mayoría de las veces las razones por las que un perro presenta vómitos y mareos pueden deberse a que: 

  • Ha comido o bebido algo que no le ha sentado bien.
  • Ha comido demasiado.
  • Ha comido muy rápido.
  • Ha hecho ejercicio justo después de comer.
  • Está demasiado nervioso.
  • O su cuerpo está reaccionando a alguna intolerancia.
  • Ha comido en entorno con alta temperatura.

Si no estás muy seguro de como detectar su malestar, uno de los datos que mejor te puede ayudar a identificar cómo se encuentra tu perro, es su comportamiento.  Si notas que su estado de ánimo es distinto, o que su actividad física se ha visto reducida quizá se deba a que ha podido ingerir algo que le haya provocado daños en el estómago.

¿Cómo debes actuar ante un perro que tiene vómitos o se está mareando?

Desde el momento en que tu perro ha vomitado por primera hasta que visites a tu veterinario sigue los siguientes pasos para evitar que tu mascota vuelva a tener otro ataque de vómitos:

  • Retira su comida y agua durante dos horas, pasado ese tiempo puedes probar a poner un dedo de agua en el bebedero, si después de beberla no vomita, repite la operación durante ese día. La mejor manera es darle poca cantidad de agua en numerosas ocasiones.
  • Al sacarlo a pasear, fíjate en sus heces y orina por si hubiera alguna alteración. Es muy útil una descripción de su estado para el veterinario
  • Si han pasado 24 horas y tu perro no ha vuelto a vomitar, introduce dieta blanda poco a poco, si no hay vómitos mezcla su dieta habitual con la dieta blanda durante dos días aumentando progresivamente la proporción de dieta sólida frente a la blanda hasta volver íntegramente a su dieta habitual.

¿Cuándo debes acudir al veterinario?

En cualquiera de los casos, siempre es recomendable ir al veterinario para que compruebe que tu animal está bien.  Pero si tu perro muestra alguna de las siguientes situaciones acude con urgencia al veterinario:

  • Su vómito contiene sangre.
  • Si los vómitos vienen acompañados de diarrea puede sufrir una deshidratación y es urgente que puedan administrarle suero para rehidratarle.
  • Si el vómito se asemeja a las heces, y además, desprende un olor parecido. 
  • Si el vómito es expulsado con mucha fuerza
  • Si vomita esporádicamente sin haber comido y bebido nada en un período de tiempo.
  • Muchos perros son como aspiradoras de comer todo lo que encuentren y en este caso, puede haber ingerido fertilizante. Este tipo de productos son tóxicos y no hay que esperar ni un minuto para llevarle al veterinario. 
  • Si el vómito se prolonga a más de un día o dos.
  • Si ves que tiene el estómago hinchado o que hace el intento de vomitar pero no lo consigue. 
  • Obsérvale constantemente y fíjate en su estado de ánimo. Si notas que está apático o que no actúa con normalidad es síntoma de que se está enfermo. 
  • Si ha perdido mucho peso. Una serie de vómitos en cadena puede hacer que se debilite y que pierda peso 
  • Si el perro está mostrando otros signos de enfermedad tales como dificultad para respirar o dolor.
¿Has detectado uno o más de estos síntomas? Entonces no lo dudes y acude de inmediato a tu clínica veterinaria Kivet más cercana. Nuestros veterinarios velarán por la salud y el cuidado de tu mejor amigo con todo el cariño del mundo y tú te quedarás mucho más tranquilo.