Salud /

Cuidados especiales y Bienestar /

¿Por qué aparece el estrés por separación en perros?

¿Por qué aparece el estrés por separación en perros?

La ansiedad por separación en perros en un problema cada vez más extendido. En este post vamos a definir este problema y a explicar las posibles causas que hacen que tu perro no se porte bien cuando lo dejas solo en casa.

¿Qué es el estrés por separación en perros?

El estrés o la ansiedad por separación en perros es un trastorno de comportamiento en la conducta canina que muestran algunos perros al quedarse solos en casa. En los casos más graves, el perro empieza a sentir estrés en el momento en el que pierde de vista a su persona de referencia.

El mayor inconveniente de la ansiedad por separación en perros es que tiene cierto efecto dominó ya que afecta tanto al animal como a sus dueños. El dueño al salir de casa ya no se queda tranquilo y el ambiente de angustia se extiende tanto dentro como fuera del hogar.

No obstante, no hay que confundir los motivos por los que un perro hace destrozos cuando se queda solo, no siempre están relacionados con el apego a sus dueños. A continuación vamos a contemplar las causas que provocan este trauma en la conducta canina.

¿Por qué aparece la ansiedad por separación en perros?

Muchos dueños que sufren el problema de sus mejores amigos se preguntan qué están haciendo mal o qué ha llevado a sus perros a esta situación extrema. Para responder a estas preguntas hay que preguntarse antes por los aspectos básicos de la conducta canina: para la mayoría de los canes, la jauría significa protección y la soledad es sinónimo de peligro.

El hecho de que en la actualidad los perros son animales domésticos, ha afectado a que los perros tengan más dependencia de los humanos. Pero esto no es algo nuevo, la domesticación es un fenómeno presente a lo largo de miles de años y ha hecho que los perros desarrollen una predisposición a establecer vínculos de apego con sus dueños.

Por este motivo, no es difícil entender que un perro sienta la cercanía con su dueño como una base para sentirse seguro e interactuar con el espacio (algo parecido a lo que ocurre con los niños y padres). Veamos varios motivos por los que un perro podría presentar este trastorno:

  • Hiperapego a su dueño: algunos perros son demasiado dependientes de sus dueños y esto causa fácilmente la aparición de la temida ansiedad por separación.
  • Destete antes de tiempo: separar a los cachorros antes de las 8 semanas de la madre no es buena idea ya que pueden presentar mayores tendencias a padecer estrés por separación. Para un correcto desarrollo del cachorro éste debe estar hasta los dos meses con su madre y hermanos y de los 2 a los 4 meses tanto con su madre y hermanos como con personas para que haga una correcta sociabilización. Con los juegos en sus primeras fases aprenden a relacionarse, su posición dentro de la manada, a no sobrepasarse con los mordiscos jugando, etc.
  • Experiencias traumáticas en solitario: si el perro se ha llevado algún susto mientras estaba solo puede desembocar en ansiedad por separación.
  • Cambios de entorno: las mudanzas o una separación de los dueños puede desequilibrar al perro y dar pie a este trastorno. En general, cualquier cambio en sus costumbres o entorno afectará si no se hace correctamente y dando tiempo a que se habitúe.
  • Factores genéticos: no se sabe hasta qué punto los factores hereditarios pueden afectar a este tipo de trastorno.
¿Has evaluado el comportamiento de tu peludo? ¿Coincide con alguno de estos motivos? Ahora que ya sabes un poco más sobre el tema puedes acudir a una de nuestras clínicas veterinarias Kivet para que te ayuden a afrontarlo.