Salud /

Emergencias /

Tu veterinario Kivet /

Casos clínicos /

Picadura de oruga procesionaria en la lengua de un perro

Picadura de oruga procesionaria en la lengua de un perro

En el post de hoy os vamos a contar un caso muy temido por todos los dueños de perros: el contacto con la oruga procesionaria. ¡Ten mucho cuidado para que a tu perro no le pase lo mismo!

  • Nombre: Dana
  • Especie: Perro
  • Edad: 1 año
  • Dolencia: Apatía y pérdida del apetito

Motivo de la visita

El pasado mes de marzo vino a nuestra clínica Kivet Bonaire en Valencia, Dana, una perrita de un año de edad. Los dueños la traían porque desde hacía aproximadamente 24 horas habían notado que se mostraba apática y sin interés por el alimento.

Hallazgos de la exploración

Es normal que los dueños se alarmaran tan rápido ante la falta de apetito y la pereza en un perro de su edad y aparentemente sano. ¡Hicieron muy bien en traerla!  Nuestro equipo se puso de inmediato manos a la obra. Primero comprobamos que la perra estaba vacunada y con las desparasitaciones al día. Luego, pasamos a chequear a Dana y a la exploración presentaba:

  • Mucosas rosadas.
  • TRC<2seg.
  • Auscultación cardiopulmonar normal.
  • Linfonodos no reactivos.
  • Palpación abdominal no dolorosa.
  • Temperatura rectal 39,2ºC.
  • La lengua presentaba una lesión necrótica y ulcerada en su parte más distal.

Pruebas diagnósticas

Ante los hallazgos de la exploración, lo que más nos preocupó fue esa ulceración en la lengua. Por lo que decidimos realizar sedación con medetomidina 5 mcgr/kg + 0,3 mg/kg IM y canalizar el acceso venoso por seguridad. Posteriormente administramos urbason 2 mg/kg IV (único bolo) y synulox 15 mg/kg SC.

Con el animal sedado se realizó una exploración exhaustiva de la cavidad oral, en la que se apreciaba una pequeña lesión ulcerada más profunda. Afortunadamente no parecía haber alteración de las encías ni de los tejidos más profundos.

Picadura de oruga procesionaria en la lengua de un perro
Picadura de oruga procesionaria en la lengua de un perro

Diagnóstico

Entre marzo y abril las orugas procesionarias bajan de sus nidos y cuando se sienten amenazadas lanzan al aire pelos urticantes. Seguramente Dana, sin que los dueños se dieran cuenta, se había topado con una de estas orugas durante un paseo, de ahí que no quisiera comer. La intoxicación por el contacto con la procesionaria le había causado una herida en la lengua.

Tratamiento médico

Aprovechando que la perra seguía sedada, procedimos a realizar un lavado a presión de la lengua con agua tibia (sin frotar). Posteriormente administramos 0,1 ml/kg de difenidramina intralsional.

De manera ambulatoria se pautó el siguiente tratamiento:

  • Meloxicam 0,1 mg/kg SID PO (para que comenzara la administración pasadas 24 horas de la administración de urbason).
  • Amoxicilina- ácido clavulánico 12,5 mg/kg BID PO.
  • Metronidazol 10 mg/kg BID PO.
  • Gel bioadhesivo de clorhexidina, para aplicar en la mucosa oral BID.
  • Dieta blanda gastrointestinal.

Evolución

Volvimos a citar a Dana para que viniera al día siguiente y así poder realizarle otra revisión. La paciente se encontraba mucho más animada, comía, aunque con cierta dificultad, y bebía agua con normalidad. El aspecto de la lesión era levemente mejor, y no encontramos signos de que la herida hubiera progresado.

Caso clínico, procesionaria en en lengua de perro

Como la medicación había ido bien, se decidió mantener el tratamiento prescrito y volver a revisarla en cinco días.

Pasados esos días, Dana volvió a la clínica, entonces pudimos observar la buena evolución de la lesión, aunque hubo una leve pérdida de sustancia de la lengua. Visto el buen resultado, se decidió parar con la medicación prescrita, a excepción del gel de clorhexidina que lo mantuvimos por precaución durante 2 días más.

La historia de Dana tuvo un final feliz, pero los casos más graves pueden llegar a causar el fallecimiento del animal. Sin duda, el contacto de un perro con una oruga procesionaria es siempre una urgencia veterinaria, por lo que sus dueños estuvieron muy acertados al traer a Dana tan pronto como se dieron cuenta de los primeros síntomas.

Desde Kivet os recomendamos que tengáis mucho cuidado durante los paseos y que superviséis regularmente a vuestro mejor amigo después de los mismos.

Clínica Kivet donde se le atendió

Clínica veterinaria Kivet Bonaire

Puedes encontrar nuestras más de 70 clínicas Kivet repartidas entre España y Portugal. Consulta nuestros servicios veterinarios y planes de salud con el respaldo de más de 300 profesionales que trabajan día a día por el bienestar de tu mascota.