Enfermedades /

Glosario Enfermedades /

Moquillo en perros, síntomas y tratamiento

moquillo canino

El moquillo, también conocido como distemper canino, es una de las patologías virales más contagiosas, más comunes y letales para los perros.

A continuación, las preguntas más frecuentes sobre esta enfermedad contestadas por nuestros veterinarios:

¿Qué es el moquillo en los perros?

El moquillo canino es una enfermedad infecciosa de tipo viral muy contagiosa que afecta a los perros, pero también a otros animales como por ejemplo hurones, mofetas, nutrias, tejones, mapaches, pandas rojos, oso, elefantes asiáticos…

Destacar que el moquillo canino no es una enfermedad zoonósica por lo tanto no se transmite al ser humano.

Afecta principalmente a perros cachorros, aunque también es común en perros adultos que no han sido vacunados y perros ancianos.

¿El moquillo canino se puede contagiar?

Sí, y ocurre cuando un perro sano entra en contacto con partículas virales que se encuentran en el ambiente. Hay que decir, que incluso si el animal ya ha superado la enfermedad, puede seguir contagiando hasta después de 4 meses. ¡Por lo que debes tener precaución!

¿Cuáles son los síntomas del moquillo canino?

Una vez han pasado entre 3 y 6 días tras el contagio, suelen aparecer los primeros signos del distemper canino, que suelen ser leves y pasan desapercibidos, tales como:

  • Fiebre
  • Bajada de defensas

Estos síntomas suelen reaparecer tras unos días con mayor intensidad y acompañados de:

  • Deshidratación
  • Pérdida del apetito y de peso
  • Descarga nasal
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Apatía
  • Tos y dificultad para respirar
  • Dificultad para respirar
  • Ojos enrojecidos
  • Conjuntivitis
  • Úlcera de córnea
  • Queratitis seca
  • Endurecimiento de las almohadillas
  • Erupciones de la piel
  • Ataxia
  • Movimientos involuntarios de músculos
  • Alteraciones del esmalte de los dientes no erupcionados
  • Otros

¿Qué variedades de la enfermedad del moquillo canino existen?

El virus del moquillo canino puede dar lugar a diferentes formas clínicas y dependiendo de la forma, el veterinario pautará un determinado tratamiento:

  • Aguda: Es la más común, donde los síntomas de fiebre, diarrea, vómitos, anorexia y conjuntivitis aparecen entre 7 y 14 días de incubación.
  • Subaguda: Este tipo de moquillo afecta al sistema nervioso central a partir de una enfermedad sistémica y entre los síntomas existe la parálisis de los miembros posteriores, las convulsiones, micción involuntaria e incluso ceguera, entre otros síntomas.
  • Crónica: Es poco frecuente y suele aparecer en perros mayores de 6 años. Los síntomas que se observan son: parálisis, temblores de cabeza, etc.

¿Cómo se diagnostica el moquillo canino?

Para poder diagnosticar esta enfermedad se necesitan de pruebas concretas, tales como una hematología, serología, PCR, inmunohistoquímica o biopsia para poder determinar si el perro es positivo en moquillo.

¿Se puede tratar el moquillo?

No, aunque sí que se pueden tratar los síntomas asociados e infecciones bacterianas secundarias hasta que el sistema inmune consiga superar la infección.

Si has notado que tu perro sufre alguno de los síntomas anteriormente descritos, debes acudir lo antes posible al veterinario. Quien confirmará o descartará el diagnóstico del moquillo, pautándole un tratamiento específico con medicación que haga frente a esta enfermedad.

¿Cómo prevenir el moquillo canino?

Lo ideal es seguir las recomendaciones de tu veterinario frente al calendario de vacunación de tu perro y por lo tanto administrarle la vacuna para prevenir esta enfermedad.

Si es un cachorro, esta vacuna debe inocularse entre las 6 y 12 semanas (hasta esta edad están protegidos por los anticuerpos que obtuvieron de la leche materna) y el recordatorio de esta vacuna para seguir combatiéndola, ya que es anual.

Además, tener la cartilla de vacunación al día es un requisito obligatorio para asistir a las exposiciones y a las residencias caninas.

Nuestros planes de salud para cachorros, además de mantener a tu mascota sana todo el año incluyen la vacuna del moquillo. ¡Infórmate!