Antiparasitarios /

Enfermedades Parasitarias /

¿Cómo prevenir la leishmaniosis canina?

Leishmaniasis canina: causas, síntomas y prevención

Cuando hablamos de la leishmaniosis, ¿sabemos realmente lo que es y los riesgos que implica? A continuación arrojamos un poco de luz sobre esta grave enfermedad y te contamos qué es, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y qué podemos hacer para prevenirla.

¿Qué es la leishmania y cómo se contagia?

Por definición, la leishmaniosis es una enfermedad parasitaria. El agente causante de la misma es un parásito microscópico (protozoo) similar al causante de la malaria que se transmite a través de la picadura de un mosquito llamado flebotomo.

Como hemos comentado, los mosquitos flebotomo son el agente transmisor, de modo que sin la picadura del mosquito, la enfermedad no se contagia. Es por esta razón por la que podemos estar totalmente tranquilos cuando un perro con leishmania se relacione con otros perros, ya que no hay contagio por contacto entre perros.

¿Y dónde se encuentra este mosquito? Hoy por hoy, en España se encuentra por casi todo el territorio, salvo en algunas zonas del norte y en Canarias, donde su presencia es mínima pero hay zonas de interior como Aragón donde es muy frecuente. Otras regiones endémicas se encuentran en Latinoamérica, donde el perro se expone a los mosquitos que la transmiten.

Zonas de influencia de la leishmaniasis canina

La época de riesgo comienza con el calor, desde la primavera, según el clima de la zona, y hasta octubre (ya que durante el invierno los mosquitos se encuentran en estado de larvas), aunque hay zonas donde hace calor todo el año, por lo que en estas áreas no se puede bajar la guardia en ningún momento.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene leishmania?

Una lesión en la zona de la picadura sobre la piel de nuestro perro es la primera señal para ponernos en alerta. Por eso, es conveniente revisar con frecuencia a nuestro peludo e inspeccionar todas las zonas de su cuerpo, ya que cuanto antes la detectemos, antes podremos tratarla para que tenga el menor impacto posible sobre la salud de nuestro mejor amigo. ¡Un diagnóstico precoz es fundamental a la hora de intentar paliar esta enfermedad!

Los principales síntomas de la leishmania que puedes advertir son:

  • Pérdida de peso severa.
  • Pérdida del apetito (anorexia).
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Sangrado de nariz.
  • Intolerancia al ejercicio.
  • Alopecia (pelo seco y quebradizo con pérdida de pelo sobre todo alrededor de los ojos, orejas y nariz).
  • Heridas en la piel sobre todo en la cabeza y las patas.
  • Despigmentación epidérmica
  • Crecimiento excesivo de las uñas.

Para poder estar tranquilos es muy importante hacer al menos un test anual aunque tu peludo no presente ninguno de estos síntomas ya que, en ocasiones, cuando los síntomas son evidentes ya es tarde para actuar con efectividad.

En la actualidad la leishmaniosis es una enfermedad crónica, pero si se detecta a tiempo, se puede aplicar un tratamiento y conseguir que tu mejor amigo tenga una buena calidad de vida.

¿Cómo puedo prevenirla?

Como dueños, es normal que nos preocupemos por nuestras mascotas y queramos hacer algo para prevenir la leishmaniasis.

Está en nuestra mano tomar precauciones para evitar esta desagradable enfermedad a nuestro perro, ante todo hay que evitar la picadura del mosquito flebotomo a toda costa. A continuación te damos algunos consejos para que tu perro tenga menos posibilidades de contraerla:

  • Instalar mosquiteras combinadas con repelentes como la permetrina o deltametrina.
  • Como estos mosquitos son activos por la noche, debemos evitar sacar de paseo a nuestro perro durante las horas nocturnas.
  • Usar pipetas y collares repelentes reducirá las posibilidades de que nuestro mejor amigo sea infectado.
  • Existen vacunas y medicamentos  que ayudan a la prevención con muy buenos resultados en el caso de que los repelentes fallen.

No lo pienses dos veces y corre a tu clínica veterinaria Kivet más cercana a hacerle a tu perro un examen de Leishmania.