Nutrición /

Cómo elegir su alimentación

Cómo elegir la alimentación adecuada para un gato adulto

Cómo alimentar a un gato adulto

Gracias al conocimiento del comportamiento del gato y de sus requerimientos nutricionales especiales, se ha podido formular alimentos adecuados para cada etapa de su vida y alimentos para prevenir y tratar muchas enfermedades. Estos conocimientos nos ayudan también a entender cuáles son las mejores recomendaciones y pautas de alimentación para estos animales. En este post, os vamos a explicar cómo se alimentaban los gatos originariamente para que podamos entender cómo aplicar una dosis de alimento adecuada en la actualidad.

Factores a tener en cuenta para alimentar bien a un gato adulto

Para entender cómo hay que alimentar correctamente a un gato es necesario entender ciertos factores de su historia. El gato doméstico proviene de gatos salvajes que vivían en el desierto africano (Felis Lybica). Eran animales solitarios que cazaban presas pequeñas, sobre todo por la noche. Se alimentaban de muchas presas que solían ser insectos, ratones o pequeños pájaros, que contienen un alto porcentaje de agua, proteína, grasa y son muy digestibles.

El gato es un animal carnívoro estricto, esto significa que necesita ciertos nutrientes que solo va a encontrar en los tejidos animales, como por ejemplo:

  • Los aminoácidos taurina y arginina.
  • La vitamina A.
  • O el ácido araquidónico (un ácido graso esencial).

También, como animal originario del desierto, conserva unas cualidades fisiológicas que le permiten “ahorrar” agua al máximo. El gato es menos sensible a la sed que el perro,  bebe poca agua, no puede ingerir de golpe grandes cantidades de agua y concentra mucho la orina, lo que le puede predisponer a padecer ciertos problemas urinarios. De hecho  si a un gato se le cambia de alimento de húmedo a seco, su organismo compensa la menor ingesta de agua con una menor producción de orina,  pero mucho más concentrada. En este mismo caso los perros, simplemente, beberían más.

En la naturaleza el gato realiza entre 10-20 comidas a lo largo de las 24 horas del día. Por eso, la pauta de alimentación recomendada es ajustar su dosis diaria de comida a fin de prevenir el sobrepeso pero facilitando el máximo número de comidas diarias. La dosis diaria  se determina a partir de las necesidades energéticas en función de:

  • Su peso ideal.
  • Edad.
  • Nivel de actividad.  
  • Y de la densidad calórica del alimento.

Pautas de alimentación para un gato adulto

Combinar dosis de alimento húmedo y pienso seco

La alimentación exclusivamente húmeda implica dar muchas veces de comer al día, por lo que en la práctica se recomienda una alimentación mixta, repartiendo su dosis entre alimento seco y húmedo (latas, bolsitas, tarrinas, etc), lo que nos permite una variación de sabores y texturas en la dieta, que ayuda también a evitar que el gato desarrolle fijaciones.

Durante el día, se le pueden dar varias pequeñas comidas de húmedo y dejar el alimento seco en otro comedero ya que, a diferencia de los perros, no les suele gustar el alimento mezclado.

Tener en cuenta que los gatos comen tanto de día como de noche

Recordar que el gato come y bebe tanto durante el día como por la noche, por lo que durante la noche no se le debe impedir el acceso  al agua y a la comida. Por la noche se le puede dejar una cantidad de alimento seco para que el gato ejerza su comportamiento natural (comer varias veces durante la noche).

Tener siempre agua a su disposición

En la naturaleza el gato puede sobrevivir prácticamente con el agua contenida en sus presas, por lo que si comiera solo alimentos húmedos (con un contenido en agua similar), apenas necesitaría más agua adicional y cuanto más húmedo coma, menos agua necesitará. En cualquier caso debe disponer siempre de agua limpia, fresca y palatable a su disposición.

Se debe limpiar el bebedero y cambiar el agua frecuentemente, al menos una vez al día y, si es posible, disponer bebederos en varios lugares. Los gatos parecen tener preferencia por el agua corriente y por ello los dispositivos en los que se ofrece al gato agua en circulación pueden ser una opción perfecta para ellos siempre que sean debidamente homologados para este fin. En cualquier caso debe permitirse al gato expresar sus preferencias y adaptarse lo más posible a ellas.

Recordar que el agua es el nutriente más importante y sólo una ingestión diaria adecuada, en cantidad y calidad, permitirá al gato mantener sus funciones vitales y su buen estado de salud.

Para cualquier duda o consulta relacionada con la alimentación de un gato adulto, los veterinarios de Kivet estarán encantados de atenderte y ayudarte a elegir la alimentación adecuada para un gato adulto.