Salud /

Intervenciones / Hospitalización /

Tu veterinario Kivet /

Casos clínicos /

Retención de huevo en una periquita

En el post de hoy te contamos el caso clínico de una periquita que tenía a sus dueña preocupada y la llevó a nuestra clínica veterinaria Kivet de Terrassa en Barcelona.

  • Nombre: Selena
  • Especie: Periquito
  • Edad: 9 años
  • Dolencia: Pérdida de apetito y apatía

Motivo de la visita 

Selena, es una periquita de nueve años que su propietaria trajo a la consulta porque hacía dos semanas que la notaban apática, no tenía apetito y presentaba dificultades para defecar.

Hallazgos de la exploración 

Hicieron muy bien en traerla, ya que tras la exploración, nuestro equipo detectó los siguientes síntomas:

  • Quilla marcada (signo evidente de que estaba muy delgada).
  • Respiración forzada.
  • Abdomen dilatado.
  • Masa en la zona de la cloaca compatible con huevo o masa neoplasica.

Pruebas diagnósticas 

Bajo la sospecha de que pudiera tratarse de una masa tumoral o un huevo retenido, procedimos a realizar una radiografía de inmediato para llegar a un diagnóstico y poder actuar lo antes posible para que Selena se recuperara pronto.

Diagnóstico

Con la radiografía en la mano corroboramos que el diagnóstico es el primero que barajábamos: distocia (un huevo en cloaca). Pero además, los huesos mostraban insuficiencia de calcio.

Tratamiento quirúrgico: retirar el huevo

Dado que los dueños nos habían contado que Selena llevaba así como mínimo dos semanas, decidimos retirar el huevo con urgencia.

Procedimos a sedar al pájaro con isofluorano para extraer el huevo. Como no se veía la cloaca correctamente tuvimos que hacer una incisión en mucosa del digestivo. Finalmente retiramos el huevo.

Tratamiento médico

Con el huevo retirado, le dimos el alta a Selena y se marchó a casa con un tratamiento a base de antiiflamatorios y antibióticos.

Al día siguiente hicimos un control telefónico en el cual la propietaria nos confirmó que la periquita había comenzado a comer y a beber y ya defecaba con normalidad. ¡Qué rápido!

Evolución 

Pasados cinco días de la intervención, su propietaria la trajo de nuevo para que le hiciéramos una revisión. Selena se encontraba totalmente recuperada:

  • Había ganado peso.
  • Comía y bebía con normalidad.
  • Estaba mucho más animada.

Aprovechamos la visita para realizar un aporte de calcio con el fin de mejorar la salud de sus huesos e hicimos unos pequeños cambios en su dieta para mejorar su salud en general.

Clínica Kivet donde se le atendió

Selena tuvo un final feliz gracias al trabajo de nuestro equipo pero también a la observación de su dueña. Desde Kivet te recordamos lo importante que es estar pendiente de tu mascota y observar sus cambios de hábitos y comportamiento. Ante cualquier cambio que notes no dudes en traerla a tu clínica Kivet más cercana. Recuerda que tienes más de 70 centros veterinarios Kivet entre España y Portugal con un equipo de más de 300 profesionales para cuidar a tu mejor amigo.