Tu veterinario Kivet /

Casos clínicos /

Perra adulta con mucha tos tras un paseo en la playa

perra se traga un anzuelo

El caso que vamos a tratar a continuación es una situación que se repite durante los meses de verano. El dueño de Vega, una perrita de raza bodeguero de tres años de edad, llegó a consulta muy preocupado, ya que sospechaba que había comido algo en la playa y le estaba ocasionado mucha tos. ¿Quieres saber qué le pasaba a Vega? ¡Sigue leyendo!

  • Nombre: Vega
  • Especie: Canina
  • Edad: 3 años
  • Motivo de la visita: Mucha tos tras una paseo por la playa

Motivo de la visita

El dueño de Vega acudió a la clínica veterinaria de Vigo Meixueiro Kivet porque el día anterior fueron a pasear por la playa, y desde entonces su perra no paraba de toser. Al explorar él mismo a su perra en casa vio un trozo de sedal que le colgaba en la boca y al tirar se le rompió. Durante todo ese tiempo Vega se encontró nerviosa y no paraba de toser. Hubo que explorar inmediatamente, puesto que existía un peligro de atragantamiento. ¡Y eso hicimos!

Hallazgo de la exploración

La exploración cardíaca y la temperatura se mostraban dentro de unos parámetros normales. El inconveniente fue que Vega no se dejaba explorar la boca y tenía reflejo traqueal que complicaba más la situación. Por este motivo, se decidió sedarla para poder hacer la exploración completa y tranquilizar a la perrita.

Diagnóstico

Para completar el diagnóstico se procedió a la realización de una radiografía para comprobar si había un cuerpo extraño. En efecto, la radiografía mostró un objeto metálico compatible por forma y tamaño a un anzuelo. ¡Había que extraerlo cuanto antes!

Radiografía que muestra el anzuelo

Tratamiento quirúrgico

Con Vega sedada se procedió a la extracción del anzuelo con unas pinzas. La buena noticia fue que el anzuelo no estaba clavado de manera muy profundo, sino en la base de la lengua. Por lo que se pudo retirar rápidamente y sacar del peligro a la perra. ¡Todo salió perfecto! Y nunca mejor dicho.

Tratamiento médico

Vaga siguió un tratamiento durante unos días de analgésicos y antiinflamatorios y la aplicación de un gel cicatrizante para la boca para acelerar la curación de la herida. Además, de una dieta blanda recomendada por nuestro servicio de asesoramiento nutricional.

Evolución

¡Vega se recuperó de manera satisfactoria! Pasear por la orilla o los espigones puede ser peligroso, ya que el olor a pescado y marisco puede hacer que el perro confunda el anzuelo con comida y al tragárselo podría ocasionarle graves problemas, esta vez, por suerte, todo se quedó en susto para este bodeguero.

Clínica Kivet donde se le atendió

Clínica Veteriania Kivet Meixuerio

Para asegurar la salud de tu mascota en Kivet dispones de Planes de Salud que te ayudarán a prevenir y velar por el bienestar de tu perro todos los días del año.